Jorge Lombardi

El reconocimiento de Bioamerica a Don Jorge Lombardi, agricultor pionero del valle de Azapa

Desde que tenía 18 años de edad, Jorge Lombardi Arata comenzó a trabajar como agricultor en el valle de Azapa, ubicado en la región de Arica y Parinacota. En sus comienzos se dedicó a la aceituna, luego en el año 1982, el agricultor da un giro en su carrera y comienza a dedicarse a la producción de tomates.

Tras realizar un viaje a España, Jorge conoció nuevos sistemas de producción, llegando a innovar y transformar completamente la forma de producir tomates en Arica: “No fue nada fácil llegar hasta acá, de producir 15 toneladas: hoy estamos cercanos a las 300 toneladas por hectárea.” Don Jorge introdujo el riego por goteo y los parronales a Arica tras su viaje a España. Ahí, los parronales de tomate se utilizaban en la estructura de invernaderos y en Arica no se usaban invernaderos, pero se usó la idea basado en los parronales de la uva en la zona central. “Hubo cosas que nos resultaron bien, y otras no tan bien, cometimos muchos errores, se nos cayeron muchos parronales al suelo, pero al final logramos dar con la calidad de la madera, el alambre correcto,” comenta Lombardi.

Hasta ese entonces era común ver en los predios de tomates elevados con cañas y coligues; esto cambió tras la innovación de este pionero agricultor, transformando también radicalmente la producción en todo el valle de Azapa, pues si en 10 mil metros cuadrados se colocaban 5 a 6 mil plantas, tras la llegada de los parronales para tomate era posible colocar hasta 30 mil plantas en la misma superficie. No solo fue masificada esta nueva técnica de producir en todo el valle de Arica, fue replicada también en Limache y Quillota. Actualmente con las técnicas de cultivo bajo malla y con portainjertos las densidades que se utilizan son de 18 a 20 mil ejes por ha con altos rendimientos.

Los tomates de Agrícola Lombardi llegan a todo Chile, desde Arica a Punta Arenas. Esta empresa hace negocios con diferentes cadenas, incluso se comercializaba un tiempo en Argentina. Actualmente son diez las hectáreas que este agricultor tiene destinadas a la producción de tomates en su hacienda Savona, tomates de tipo beef, tomate pera y tomate cherry crecen en sus tierras y son minuciosamente cuidados por sus más de 70 trabajadores.

El dueño de la Agrícola Lombardi trabajó desde los inicios de la mano con Bioamerica, siendo pionero en realizar ensayos de nuevas variedades de tomates en su predio. Un ejemplo del trabajo en conjunto fue el desarrollo de una variedad con alta tolerancia a la salinidad de los suelos y agua del valle. Es así como el año 1999, Bioamerica en conjunto con Jorge Lombardi introdujeron al mercado la variedad NAOMI, logrando duplicar los rendimientos del valle, lo que marcó un antes y un después en la producción de tomates en el valle de zapa. “Las plantas tradicionales llegaban a unos 40 cm, con NAOMI se llegó sobre los 2 metros de altura, lo cual causó impacto a todo nivel,” afirma el agricultor.

NAOMI ya lleva 18 años creciendo en el valle de Azapa y junto a esta variedad también se introdujo en conjunto con Jorge Lombardi la variedad de tomates SUZANA, que por 12 años ha marcado presencia en el valle nortino. El éxito de estas variedades se da también a la generosidad de Lombardi, dando a conocer en todo el valle estas variedades de buen rendimiento, color y post-cosecha.